LA PRIMAVERA Y EL TE
"Hada", cuadro realizado por Mónica Martín de Madrid

LOS RELATOS DEL TE EN DIRECTO POR INTERNET

 

Paseando por los senderos del bosque de Taverny, muy cerca de París, hace dos meses,  me crucé con un grupo de hadas que se dirigían prestas a un encuentro con compañeras venidas de otro bosque cercano.

No resistí el impulso de seguirlas puesto que sentí que latía la niña que llevo dentro, llenándome los pulmones de la energía que envolvía el lugar. En un claro, me reuní con el grupo y presté atención a un pequeño duende narrando un curioso cuento, que titulaba, “El consejo del oso”

 

-         cuentan que dos amigos atravesaban un bosque.

-         Un oso hambriento salió a su encuentro.

-         Unos de los dos huyó rápido sin preocuparse del amigo y se subió a primer árbol que vio.

-         El otro no encontró mejor formula para salvarse que tumbarse en el suelo y quedarse muy quieto.

-         Llegó el oso, le lamió la cara un ratito y creyéndole muerto, se marchó.

-         El amigo que había subido al árbol, temblando todavía, se acerca a su compañero y le pregunta.

-         ¿ Cuando el oso se te acercó, parecía que te hablaba ¿ Qué te ha dicho?

-         Y el otro le respondió.

-         Me ha dicho una sola cosa. Que no me fíe de los amigos como tu.

 

Suami Sivaranda

 

Una vez más doy gracias a la vida por permitirme el lujo de cumplir años rodeada de amigos. Séneca decía : “si no te apoderas del  tiempo, este huye”…

Es cierto a veces el tiempo no tiene plazo y se para. En la vida, sin la amistad, ¿qué queda?  Disfrutemos del té y  esta vez con la particularidad de poder compartir nuestra tarde con muchos otros más en diversos puntos del planeta unidos a través de las imágenes de Internet.

Como ven, el té, une y es la esencia que nos envuelve, el sabor se lo dan las especies de curcuma, canela, jengibre, gran masala…y demas sabores, su aroma queda en el aire recordando los zocos árabes tan entrañables para los que hemos nacido y vivido en Tánger.

La energía vuela a la velocidad de la luz y a esa capital nos dirigimos. Mi cariño y nuestros pensamientos van esta ocasión a mi madre que vive en Saint Leu La Forêt al norte de París y a un entrañable amigo argentino, andino de nacimiento y  parisino de vocación, el compositor e  intérprete, Uña Ramos así como  a su esposa Elizabeth Rochlin-Bétuel, destacada crítica de arte y querida miembro de nuestro Club de Hadas.

 

 

                                                Las Palmas de Gran Canaria,  a 18 de Julio de 2001