EL TE DEL SOL

sol

He pensado infinidad de veces que estaba todo dicho en estas tardes de té o que me repetía siempre con lo mismo, pero el libro abierto que me ofrece gustosa la vida me demuestra que estaba equivocada.

Quiero que cierren los ojos, y abran el corazón a la música, mientras leo. La vida, amigos míos, se compone de instantes como estos. Por qué perderlos? Aprovechémoslos. Hoy podemos, mañana...

Es cierto que a la vida hay que seducirla, ocuparse de ella y yo lo hago de esta manera. Cada esfuerzo personal repercute en los demas. Las tardes de té no son una competición ni una apuesta. Es por mi parte una reflexión sobre la vida, una actitud positiva, ante ella y los amigos piezas únicas de gran valor. La amistad no tiene límites, es libre y si no se sabe comprender poco a poco va cayendo en el olvido.

Estoy sentada frente al mar. recreándome en mi tiempo libre, vivo en una isla, veo a través de los cristales una ciudad moderna, cosmopolita, acogedora, la playa, grandes edificios, un bonito parque, coches, barcos, ruidos y personas que van de un lado a otro con sus problemas e ilusiones. Mi mente permanece frente al mar, está quieta, nada ni nadie la turba, pienso que soy un fragmento del espacio, un milagro situado fuera del tiempo, soñando embellezco mi pensamiento, situandome en Africa que me ha dado mi identidad al nacer en ese gran continente, salvaje, indomable, tierno, lleno de amor, fuerte y dulce, pobre e inmensamente rico, lugar donde, según la ciencia, nació el ser humano, todo gira en mi entorno por su sabiduría.

Al mismo tiempo veo llover, es una nube de verano, siento la fuerza de la naturaleza, como los cristales se mojan con sus gotas resbalando hacia el pavimento para dejar un olor a tierra mojada, fértil con otra nueva vida, el sol hace su aparición como un dios en el espacio ordenado con una disciplina matemática, implacable, es su energía son sus poderes, desvío la mirada del Astro Rey, sigo pensando que esa fuerza es mi fuerza, lo comparto, estoy con él, no ignoro que esa energía esta ahí es un gran oceano donde navegar, estudiando, meditando haciendo relajación, sacando partido de esa vida que el nos ofrece cada día. Porque al final siempre queda el esfuerzo y seremos compensados. Mi mirada se centra ahora en una gota de agua que resbala por el cristal, formando un prisma de colores con un rayo de sol. Ahí también existe vida, energía materia.

doscaras

Cuanta vida hay en una simple gota y cuantas vidas se pasan encerrada en su propia gota sin ver sin sentir y sin compartir. Creo en el destino. Creo que cada persona viene por un tiempo con un bagaje de trabajo que hacemos o no pero que nos espera ahí. A mí me ha tocado entre otras cosas, estar siempre en contacto con muchas personas. Ver mucho y oír mas. Mi situación personal no es la misma que hace un año. Mantuve la esperanza en la dificultad. Et voila! De nuevo acudo a la cita del té de mi cumpleaños y doy gracias a Dios por estar otra vez juntos.

!Qué felicidad cumplir años! Esto nos lleva a la madurez y a la plenitud. No perdamos nues tro tiempo. disfruta de la vida al máximo y deja un bonito recuerdo, así que cuando partamos di gan: aprovechó bien su tiempo y esa fue su victoria.

Nuestras energías y mi cariño van en esta ocasión al país del sol naciente, destinadas al Sr. Kimiro Yoshida, entrañable amigo, Relaciones Públicas de la Soka Gakkai International en Tokyo por su lucha a favor del bienestar social y desarrollo de cada país, así como a nuestra queridísima amiga Fumiko Sato, profesora del Colegio Japonés de Gran Canaria.

Las Palmas de Gran Canaria a 18 de julio del 2000.

Dibujo del Sol. Iris, niña de 11 años de edad. Gran Canaria.

Dibujo Obra de Alejandro Stock.

lagarto lagarto_2
Cuadros en técnica mixta sobre tela inspirados en viaje a Gran Canaria en 1996.Alejandro Stock

firma

Volver a la pagina principal