UN TE AMARGO

UN TE AMARGO

La vida es una gran anfitriona. Nosotros, sus invitados, venimos a su maravillosa fiesta a compartirla por un tiempo y tenemos que estar a la altura de la convocatoria. Sin embargo dejamos mucho que desear…¿ Qué es lo que amenaza al hombre? …El propio hombre.

El mundo se mueve por intereses creados, no por valores. Es un grave error. Nosotros mismos ponemos una soga invisible alrededor de nuestro cuello, y cuando no podemos respirar…

Según nuestro Presidente, José Maria Aznar, España va bien… pero el mundo no…Esta tarde de té es una más en mi vida, distinta a nuestros ojos que han visto el dolor en directo y lo llevamos dentro. Ante el mar de esta isla llena de vida estoy hoy sin cantar victoria, debido a todos los acontecimientos de estos últimos días

Cierro los ojos y recupero esas imágenes del horror. De la realidad vivida que nos asombra y que nos sigue afectando. Un dolor de suma gravedad por lo que nos está lloviendo de esa guerra incomprensible. Pienso en esas víctimas inocentes, en el sufrimiento, la hambruna y la desesperación.

He nacido en el continente africano, conviviendo feliz y en armonía con gentes de diferentes culturas y religiones, compartiendo el mismo lugar y haciendo gala de un maravilloso respeto mutuo.

Hay que mantener la llama de nuestra identidad pero jamás llegar al fanatismo ya que eso sólo nos aporta el ir hacia atrás en el tiempo, porque se aíslan las ideas, se estanca la inteligencia, no existe la comunicación, se aprende a odiar, y este odio llama a la muerte para llegar a la nada.

La humanidad en este siglo XXI, no puede sentirse orgullosa de su evolución con tanta violencia y terrorismo. Este es un té amargo. Querría que alguno de ellos lo compartieran hoy con nosotros. No puede ser… Pero me daría por satisfecha con el mero hecho de que la luz volviese a sus vidas y que las lágrimas derramadas por la pérdida de un ser querido en todo este caos no cayeran en terreno árido e inerte.

Si me dan a escoger, en mi próxima reencarnación me convertiré en una paloma mensajera de paz y concordia. Nuestras energías llenas de amor van para mi prima Gloria Fernández que vive en Florida, deseándole lo mejor y para la querida familia marroquí de nuestro buen amigo Mustafa Asakal, de Tánger.

Las Palmas de Gran Canaria,  a 11 de Noviembre de 2001