Las guerras y el 11-S

Las guerras y el 11-S

Un nuevo día en el que el horror del enfrentamiento entre los humanos me sobresalta y me empuja a declarar mi ¡no! más rotundo en esta tarde de té. Un nuevo día en el que el hombre se aniquila. Un nuevo día en el que centenares de familias han quedado rotas por estar en manos de unos dirigentes que gobiernan el mundo como si de un juego de ordenador se tratase.

Un ¡no! a los dictadores, a todos los que gobiernan y privan de libertad, a los actos salvajes del hombre, que en su afán por conquistar el mundo se aleja cada vez más de lo que nos define como persona. Hoy recordamos el 11 de Septiembre. ¿Pero cuantos 11 de Septiembre hemos tenido a largo de la historia?,tantos momentos negativos …

Hoy me pregunto dónde está esa humanidad de la que tanto presumimos como algo inherente a nosotros y que nos separa de la especie animal. El animal mata para comer, para sobrevivir, para defender a sus congéneres hasta para proteger su territorio. Pero, ¿tan poco ha evolucionado el hombre para que en este recién estrenado milenio la memoria se debilite y olvidemos los desastres que siempre han traído el matar a nuestros semejantes? y mucho peor aún, pretendiendo encubrirlo con falsos argumentos que son meros intereses económicos.

Nos quieren dar a entender los mandatarios que tenemos la mente oxidada. Pero hay más, el menosprecio por la vida, la madre tierra, por la naturaleza que es la que nos ha dado permiso para habitar este planeta que no nos merecemos. La vida por si sola se mantiene, se defiende, se equilibra, no nos necesita y sin embargo nosotros a ella sí y en ello nos va la vida.

¿Cómo podría explicar el político a ese niño lo que han acordado unos cuantos para arrebatarle lo pocos que les quedaban ya carentes de orgullo de libertad de las necesidades más primarias que otro dirigente se ocupa de usurpar como es la vida?

No le vendamos a esos niños que todavía no tienen prejuicios ni malicia porque no ha dado tiempo a corromperlos, que les vamos a dar un mundo mejor, porque ningún mundo será mejor a otro siempre y cuando tengan que morir miles de personas para que se beneficien unos pocos

¡Que fácil es vender una imagen en la que un niño ríe porque un soldado le regala una chocolatina a cambio de una flor!, pero ese niño cuando vuelva la mirada atrás vera que no tiene casa donde vivir, sitio donde jugar, amigos para compartir.

La guerra no es sino el fracaso del hombre para resolver los problemas de una forma racional. Pero no cabe duda que el raciocinio esté en peligro de extinción. Los animales matan para subsistir siguiendo la ley de la naturaleza pero nosotros nos regimos por leyes hechas por el hombre para acabar con el propio hombre. ¿Quién es pues el inteligente?

El hombre tiene muchas posibilidades en el futuro siempre y cuando tome un atajo para llegar a un feliz entendimiento y preservar la paz y armonía entre sus semejantes. Para terminar, mentalmente engarcemos hojas verdes de té formando una inmensa guirnalda engarzándola en forma de lazo como símbolo de unión y esperanza entre los pueblos.

Hoy nuestras energías y mi admiración van destinadas a la Reina Noor de Jordania en reconocimiento a su lucha por la paz en Oriente Medio y al gran maestro Daniel Baremboin en agradecimiento a su labor en pro del entendimiento entre los pueblos a través de su música.

Las Palmas de Gran Canaria a 11 de Septiembre de 2003